1 feb. 2013

Premiere de 'El vuelo'


Después de una semana sin nuevas actualizaciones, volvemos con más. 

El martes pudimos asistir al preestreno de El vuelo (The Flight), película nominada a dos premios Oscar (Mejor actor y Mejor guión original), mientras que el jueves repetimos con Las ventajas de ser un marginado (por desgracia, no he encontrado tiempo para hablar de ella... y eso que me parece una auténtica joyita). 

A pesar de lo muchísimo que me gustó esta, voy a hablaros de El vuelo. Como ya comenté en otra ocasión,  yo no hago críticas, sino comentarios. Puede que algún día sea capaz de hacerlas, pero por lo pronto... no.


El argumento de El vuelo es el siguiente: Un piloto, adicto al alcohol y otras drogas, durante un vuelo en el que sufre complicaciones, logra salvar a la inmensa mayoría de la tripulación con una complicadísima maniobra. Se dice que el incidente se dio por un problema mecánico, no obstante, una sombra de duda empieza a cernirse sobre el protagonista al encontrar en su sangre altos niveles de alcohol.


La verdad es que Zemeckis fue un tramposillo y decidió abrir el filme con un desnudo íntegro, captando así la atención de todo ser humano de la sala (venga, mentirosillos, ¿me lo vais a negar?). Pero bueno, tras esto, da comienzo lo mejor de toda la película. Tensión, todo al límite... ¡Qué nervios! De verdad, la escena del avión es impresionante, y ya no solo cuando el avión se estrella. La escena que protagoniza una de las azafatas, cuando se le engancha el pie, se te queda grabada en la cabeza. A partir de ahí la película se centra en los problemas que tiene el protagonista con el alcohol. Vemos a un Denzel Washington bebiendo durante demasiado tiempo. En esta parte de la película también aparece el personaje de Nicole, que como no, se encapricha del protagonista e intenta ayudarle. Obviando las interpretaciones de los actores, la película no me parece para tanto. No lo estoy diciendo por nada, poneos en situación: mismo argumento, mismo guión. Otro director y otros actores. Ninguno de renombre, por supuesto. ¿A quién le llamaría la atención? Es una película típica de tarde de domingo, con una duración excesiva para lo que es y algunos tópicos. Me hubiera gustado ver alguna aparición más de Harling Mays (interpretado por el magnífico John Goodmann), uno de los mejores personajes que aporta un toque cómico al asunto y que llena de risas la sala cada vez que sale.


Respecto a lo que fue la premiere en sí, dejó mucho que desear. Estaba planeado que los ganadores de entradas vip pudieran ver a Denzel una hora antes, pero se ve que su visita por El Hormiguero fue más larga de lo previsto, pues acabó siendo una firma rápida del protagonista. El director, Robert Zemeckis, ni siquiera se paró. Firmó a los que estaban justo en la entrada y pasó casi corriendo para que no le molestaran (o eso pareció). Denzel se mostró más considerado en ese aspecto, ya que firmó a todo aquel que se lo pidió (aunque no le dejaron firmar más de uno por persona). Ni siquiera la presentación duró mucho. Vanessa Romero dio un pequeño discurso antes de que entraran actor y director. Posteriormente, Robert Zemeckis soltó cuatro frases y dio comienzo la película. Denzel no pudo ni abrir la boca. Conclusión: deberían haber organizado el tiempo mucho mejor.
Pero aún así una no se puede quejar. A caballo regalado no le mires el diente.

               
Jenny_crown 
                                                                              & 
Esme_Heartilly

                                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario