21 may. 2014

Yo critico: 'Dos madres perfectas' (Adore).

Después de medio año (por lo menos, igual hasta me quedo corta) poniéndole fecha de estreno a esta película... al fin, tras tantos retrasos, la tenemos en nuestros cines (el 30 de mayo, es decir, el viernes que viene).

Tengo que decir que si me decidí a verla fue movida por varias cosas. Primero: las actrices. Soy MUY fan de Naomi Watts (me he tragado películas suyas tales como El asesino del unicornio -evitadla-, El forastero, Ellie Parker... es decir, películas que no son Lo imposible, King-Kong o las dos entregas de The Ring; lo digo para que conozcáis mi nivel de fan de esta mujer, je, je -sí, la verdad es que me trago cualquier bodrio, peco de ello). Y bastante fan de Robin Wright (ha hecho más cosas además de La princesa prometida, que parece que hay gente que lo ha olvidado -aprovecho para recomendar La conspiración-). Y después de este momento fangirl... aclaro lo segundo: el argumento. Me encantan las historias morbosas (las cosas como son), y ésta tenía todas las papeletas de serlo (el primer trailer fue un vistazo genial). Y tercero (muy ligado al segundo): las escenitas eróticas.



Sin embargo... no termina de cuadrar. Por eso quiero destripárosla un poco (se avecinan spoilers), no sin antes hacer un pequeño comentario para los que quieran librarse de estos: La película tiene una fotografía muy bonita (los paisajes son una pasada, para enamorarse...), el reparto en general está bastante correcto, la música acompaña perfectamente cada situación, pero peca de larga para lo que cuenta y... ufff, seguramente el argumento y la forma de llevarlo no os convenza del todo. No os animaría a pagar por ella, pero para pasar la tarde está bastante bien.  

Os voy a introducir en la crítica con SPOILERS con un subtitulo que me vino a la cabeza mientras la veía y se me antojó perfecto:

Dos madres perfecta(mente lesbianas). 

Sí, sí, lo que leéis... Yo no me imaginé que iba a tocar este tema antes de ver la película, pero tras verla, me resultó algo inevitable. Y es que, quién haya visto el trailer o leído el argumento, piensa en una buena relación de amigas (entre Robin y Naomi), pero no en lo que nos muestran en la película. 
Al principio del filme el marido en la ficción de Naomi fallece, por lo que su amistad (que nos muestran ya desde el principio, con dos niñas pasándoselo en grande) se estrecha aún más. Robin está casada, sin embargo. Pero vamos, que como si no lo estuviera. Estas dos madres se dedican a pasarse todo el día en la playa de charleta mientras hablan de lo buenorros que están sus hijos (...bueno, vale. No lo dicen con estas palabras pero lo parece). Al marido como es lógico la relación que mantienen su mujer y la amiga no le parece muy normal y prácticamente las acusa de lesbianas, cosa que ellas se toman a risa... ¿por qué? No sé cómo será en la novela, pero aquí la química entre ellas es bastante palpable y da qué pensar. A nosotras (no la vi sola) desde luego nos chocó esto, porque era algo que podría haberse visto venir... pero no.



Piensas que dejarán el tema bolleril cerrado hasta que de repente el hombre que está enamorado de Naomi (personaje al que no le sacan partido, así que sobraba un poco) se piensa que ésta y Robin tienen algo. Ellas se callan porque quieren darle largas al hombre y... Acaban otra vez partiéndose de risa. ¿Pero no se dan cuenta? Qué rabia, si es que esta película de temática lésbica hubiese dado más el pego que Los chicos están bien, aish... Esto acaba por ser ignorado completamente para centrarse en una relación un tanto forzada y estúpida con los hijos.
El hijo de Naomi, Ian (Xavier Samuel) se come a Robin con los ojos, y finalmente acaba por lanzarse a ella... Y nuestra querida madurita rubia, lejos de rechazarle (aunque sea al principio, digo yo), le sigue el rollo a la primera, así sin más.
El hijo de Robin, Tom (James Frecheville) obviamente se entera (porque para colmo tampoco es que se escondan mucho) y va a tirarse llorarle a Naomi... y la acaba besando tan sólo porque el amigo lo ha hecho (¿necesitas una excusa "tan pobre" para querer algo con Naomi Watts?). 
Este tipo de situaciones incoherentes se repiten a lo largo de la cinta. Y no me refiero al hecho de que mantengan una relación con el hijo de la otra... sino su forma de llevarlo. Tampoco me refiero a las interpretaciones, porque te los crees a todos, pero no lo que está pasando. 
Pero sí que hay alguna escena rescatable (dejando a un lado la música y la fotografía, impecables ambas dos). Destacaría sin duda el sacrificio que realiza el personaje de Robin Wright: ella deja a su "chico" porque su propio hijo, quién mantenía una relación con su mejor(cíiiiiiiiiiiiiisima) amiga, decidió casarse con otra. Se prometen que no se repetirá, pero el amante de Robin, obviamente, no está de acuerdo (él estaba enamorado de ella, al contrario que el otro). El caso es que nos hacen sufrir un poco con el sacrificio de esta pareja para que la señorita Watts y el otro acaben rompiendo el acuerdo... y lo ocultan durante ¿años? Porque tienen hijas y todo. Ian, el pobre, acaba por casarse con alguien a quién no quiere, y todo porque la muchacha se queda embarazada.

De izq. a der. Xavier Samuel (hijo en la ficción de N. Watts) y James Frecheville (hijo de R. Wright). 
Otro de los problemas de la película son las elipsis temporales; no son en absoluto claras. No se sabe cuánto tiempo pasa... y es que como tampoco sufren cambios físicos, es un poco difícil saberlo.

Como punto positivo me veo obligada (uy, ¡obligadísima!) a hacer mención de las escenas eróticas de esta película. Empiezan siendo bastante sutiles, sin mostrarnos apenas nada. Pero según avanzamos en la trama, el ambiente se va "caldeando" (ejem, ejem) y finalmente acabamos "disfrutando" de un contenido visual muy bello y de alto contenido erótico (no confundir con porno, por favor).

En definitiva, si lo que buscas es ver a estas dos actrices más guapas que nunca, una fotografía bastante increíble, temas musicales que acompañan al filme perfectamente, relaciones turbias y escenitas... esta es tu película.

Insisto:

Más claro que el agua, vaya. 

                                                                                 NOTA: 7/10


Esme_Heartilly

1 comentario:

  1. Hola! Muy buena reseña. Me gustaría que comentaseis el final... qué os ha parecido, cómo lo interpretáis?

    ResponderEliminar