21 jun. 2013

Preestreno de 'Trance' y curiosidades de la hipnosis

   El pasado jueves 13 nos pasamos por el preestreno de Trance, la última película de Danny Boyle. Debo confesar que ni había visto el trailer. Lo único que conocía de la película eran sus actores principales y su director, autor de la conocida y premiada Slumdog Millionaire (la cual no he visto). Precisamente por eso de no tener expectativas la película me sorprendió bastante. No esperaba tanto giro, a mi cerebro le pilló por sorpresa. En unos minutos te ves acomodado dudosamente en la butaca intentando asimilar lo que ves.
                         


  Hay un tema que me interesó especialmente: la hipnosis. ¿Alguna vez os habéis planteado dejaros hipnotizar? ¿Hasta qué punto puedes influir en los actos de una persona mediante la hipnosis? Os dejo aquí un poquito de información.

   Empezaremos por los mitos, puesto que es lo primero que se me vino a la cabeza. Para ello, hablaré con mi otro yo a modo de conversación normal.
 -Oye, pero... ¿puedes quedarte dormido para siempre?
 -Claro que no. Toda hipnosis es autohipnosis, por lo que podemos despertar sin problemas. En el caso de que el hipnotizador dejase su trabajo a la mitad (te dejase a medias), el sujeto hipnotizado simplemente entraría en un estado de sueño marmoto. (Al menos el mío es sueño marmoto)
 -¿Pueden obligarme a hacer cosas malas mientras estoy hipnotizado?
 -Más quisieras tú. Como ya he mencionado, es autohipnosis. Por lo que, aunque estemos hipnotizamos, seguimos siendo dueños de nuestros actos y nunca haremos nada que vaya en contra de nuestros valores. Eso sí... si la moral es dudosa... ¡Siguiente pregunta!
 -Yo tengo el coco muy duro. A mí nadie me podrá hipnotizar. *Lagrimita*
 -MEC. Error. Todo el mundo es hipnotizable. Mejor dicho, todo aquel que quiere ser hipnotizado, es hipnotizable. Otra cosa es el grado de hipnosis que alcance. Y no, tampoco es cierto que una alta capacidad para ser hipnotizado sea sinónimo de voluntad débil.
 -He perdido el cerebro. ¿Puedo encontrarlo mediante la hipnosis?
 -Pues... va a ser que no. La hipnosis no sirve como forma (HE DICHO NO SIRVE, SEÑORES GUIONISTAS) de encontrar objetos perdidos.

                                                                          
-Pues me quedo sin cerebro, sniff, sniff...


Eliminados estos mitos, nos quedamos con que la hipnosis es una aliada contra las alteraciones de la mente tales como la obesidad, insomnio o miedo escénico. También tiene sus riesgos, pero estos se pueden eliminar asegurándonos de que el hipnotizador está cualificado y que es de confianza. No es aconsejable en enfermos esquizofrénicos o con psicosis. (Lo pongo así, como letra pequeña de la entrada).                        

¿Sabías que... algunos animales como los gatos también son hipnotizables? Sí señores, habéis leído bien. El otro día me puse a buscar por curiosidad y descubrí LA CLIPNOSIS. ¿A quién no le gustaría que su pequeña mascota se mantuviera quieta y obediente al limpiarle las orejas o al llevarle al veterinario? ¡Pues existe un método! Este consiste en agarrarle el pellejo que tienen detrás del cuello con una pinza, lo que le recuerda a su madre y... ¡les mantiene a raya! (Ni los gatos se libran de la autoridad de una madre) Aquí os dejo el vídeo por si os atrevéis a probar.



Y con esto y un bizcocho...¡hasta la próxima actualización!


                                                                                                  

                                                                                                        Jenny_crown

2 comentarios:

  1. Hay aspectos que valen la pena de esta película, el reparto , por ejemplo. Por ciertos aspectos como le tema de la hipnosis, me recuerda un poco a la serie El Hipnotizador, una historia donde se revelan secretos y enigmas a través de la hipnosis, en fin quiero volver a ver este filme para entenderlo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo, creo que tendría que verlo de nuevo. Era realmente interesante.
      La serie me la apunto :) ¡gracias!

      Eliminar