15 may. 2014

Yo también soy jurado en el Festival de Cannes


(En realidad no, pero el título me parece una forma de empezar graciosa para esta crítica.)

Tenía preparada una entrada para hoy, pero viendo el percal no he podido evitar escribir esta otra:



Como muchos sabréis, se está celebrando el Festival de Cannes y la película Grace of Monaco ha sido la encargada de abrirlo. Antes de su estreno ya había habido polémica... y todo porque los Grimaldi se han tomado la película muy a pecho. Esto sólo consigue darle publicidad a la película, así que gracias. Es normal que los hijos se hayan tomado a mal que Dahan (Oliver Dahan, director de la cinta) haya decidido retratar a su padre como un hombre altanero, soberbio y quién sabe qué más, y a su madre como a una mujer infeliz que a veces se rebela... ¿Pero sabéis una cosa? Yo me he imaginado más de una vez que esa pudo ser una situación REAL. Y esto es lo que ha hecho Oliver Dahan, y cualquiera que se haya molestado en informarse un poco, habrá leído que él mismo ha dicho lo siguiente (cito textualmente):  
"Nunca pretendí realizar un biopic. No hay exclusivas en mi película y, por lo tanto, nada que merezca causar un drama. (...) Hay cosas ciertas y otras inventadas; es mi derecho a la ficción. (...) Pero cuando leo en su comunicado que todo eso se ha hecho con fines comerciales, me siento insultado". (Fuente: Ecartelera
Continúa esta cita contándonos que además el director francés declaró que en ningún momento la familia monegasca ha solicitado ver el filme completo, por lo que se basan en lo que han visto proyectado en el trailer. Así que un fuerte aplauso para la familia "real".

Oliver Dahan y Nicole Kidman durante el rodaje de Grace of Monaco.
  Pero no, creo que la ovación me la voy a reservar para todos aquellos que están opinando como si hubiesen formado parte del jurado o del público en el Festival de Cannes sobre la película en cuestión y la actriz protagonista, que en este caso es Nicole Kidman... de la que casualmente acaban de publicar cierta noticia dónde dejan muy claro que el título de periodistas deben haberlo ganado en una tómbola. 

No hago esta acusación sin haberme informado (eso que ellos deberían hacer). A mí me parece genial que Nicole Kidman haya confesado su verdadero nombre (Hokulani)... sinceramente, me da igual. Ni va a afectar a su carrera artística ni a vuestras vidas. ¿A quién ha engañado? Porque de eso la acusan varios medios (buscad, buscad, hay tropecientas páginas que hablan de lo mismo y empleando el mismo tono, como si estuviesen ofendidos). Queridos periodistas, con mirar la Wikipedia bastaba para saber que Nicole Kidman jamás ha ocultado su lugar de nacimiento, que es Hawai. Así que claro, cuando alguien que sigue a esta actriz (osea, yo en este caso) lee este disparate de que ella "ha confesado no ser australiana", francamente, te quedas a cuadros. Ahí lo dejo, "periodistas". 

Luego está la gente (y no hablo de los críticos) que está criticando (ya no expresando una simple opinión, que no es lo mismo) la película, la actriz... sin tener ni idea de ella. Me resulta llamativo cómo tras leer opiniones de "los entendidos" (la mayoría -no todos- unos pedantes de aquí te espero que le hacen la ola a Christopher Nolan como si éste hubiese inventado el cine) la gente, sin tener uso de criterio, se ponen a repetir como loritos lo mismo que ellos. Vuestros comentarios me ponen los pelos de punta (sobre todo tras leer que un conocido mío ha opinado sobre la misma y aspira a ser comunicador audiovisual, ufff...).


Y por último, está el público de Cannes y los críticos, que parecen no haber entendido que no es un biopic. La película puede aburrirte, Nicole, Tim Roth (o lo que es más probable, Paz Vega) o alguien del reparto no te ha convencido... de acuerdo, es respetable (y temo acabar formando parte de esta opinión, porque Naomi Watts ya se llevó un batacazo con Diana; rezo porque no tengan nada que ver). Pero no la critiquéis porque no es seria, no se ajusta a la realidad... Repito, no es un biopic. Dahan ha inventado cosas y, qué queréis que os diga, viendo lo que he visto en clips y tráilers hacen que la aburrida vida de la princesa de Mónaco y su marido no parezca tan aburrida como nos mostraban las revistas de la época. A nadie le interesa una vida idílica. A nadie le interesa el romance de una actriz de Hollywood con un príncipe porque sí. 

Dentro de una semana os expondré mi opinión sobre la película, mientras tanto, haced eco para que la gente no cometa el error de parecer un ignorante por no informarse y así tener una opinión con argumentos.

(He sido dura, perdonadme). 

Esme_Heartilly

No hay comentarios:

Publicar un comentario