24 sept. 2013

Libro VS película: "Matilda".

Hace pocos meses rescaté de mi estantería un libro que  llevo años queriendo leer pero que, hasta ahora, no me he decidido a leerlo; se trata de Matilda de Roald Dahl
Es bastante curioso que no me haya dado por leerlo antes teniendo en cuenta lo muchísimo que me gusta su adaptación al cine. Matilda (interpretada por Mara Wilson)  es una de esas películas que casi podría recitar de memoria. Es una increíble joyita del cine infantil (y no tan infantil) dirigida por Danny DeVito, quien además interpreta de maravilla al  señor Wormwood, padre de la protagonista.

Con este libro y su correspondiente adaptación quiero inaugurar esta nueva sección. Eso sí: no contéis con libros de actualidad (bueno, alguno sí, pero soy más dada a buscar libros y películas de hace más tiempo).
Recordad que pueden existir varios SPOILERS, por lo que aún tenéis tiempo de dar marcha atrás. Si no, seguid leyendo... 


Procedo a relataros mi experiencia con la lectura de Roald Dahl.
Activé mi modo friki (aunque diría que está activo el 90% del tiempo...) y mientras leía, puse la B.S.O de la película de fondo. ¿Qué os parece? Os aseguro que es una delicia poder acompañar la lectura de semejante banda sonora. El momento del pastel de Bruce Bogtrotter lo leí con la música que le correspondía... no sabéis la emoción que produce eso.


A decir verdad, no puedo hacer un "versus" con Matilda. El libro es maravilloso y la película más de lo mismo. No puedo posicionarme entre cuál es mejor y peor (se suele decir que "el libro siempre es mejor que la película", pero con el paso de los años, y a medida que he ido leyendo y viendo películas, puedo asegurar que hay excepciones). 

Sin embargo, sí que hay cositas que añadieron en la película que le da puntos a ésta. ¿Os acordáis del momento en el que Matilda va a casa de la señortita Trunchbull (Pam Ferris) de noche... roba los bombones, recupera la muñeca y le pega el primer susto? Bien; todo eso no está en el libro. Y sin embargo me parece un buen añadido. 

También hay otra diferencia: la historia de la señorita Honey (Embeth Davidtz) es muchísimo peor (en el sentido de que la pobre es una desgraciada...) en el libro que en la película. 
En el filme nos encontramos con una casita muy cuqui, pequeñita, muy muy humilde. Pero cuando entras tiene sus muebles... se ve que vive de forma modesta, pero que tampoco vive en la absoluta ruina. Bueno, pues en el libro vive en una casa cochambrosa, su mesa y sus sillas con cajas de madera, cuando necesita agua debe salir a recogerla al pozo que está situado junto a su "casa", debe lavarse en un barreño, come en el comedor de la escuela (se pone las botas, vamos) porque no le da para comer en su casa... Creedme, la diferencia es MUY notable. Y tampoco me parece un mal cambio con respecto al libro, ya que me parece que sería exagerar demasiado.


El final también es ligeramente diferente: el del libro es más surrealista... aunque ambos lo son. 
En la versión de Roald Dahl la señorita Honey corre hasta casa de Matilda acompañada por la niña, y ésta les pide a sus padres quedarse con la profesora. No se lo piensan demasiado, acceden, y sin más, se quedan juntas. En la película sin embargo, Matilda tiene los papeles de la adopción (anda que...) y tras firmarlos sus padres (se lo piensan un poco más, e incluso podemos ver algo de humanidad en los Wormwood) se marchan, dejándolas a ambas viviendo una vida feliz juntas. 


Y hasta aquí esta sección "libro VS película". 
La película, para quien no la haya visto, es muy recomendable, al igual que la lectura. Os animo a todos a que le deis una oportunidad. Creo que Matilda os consquistará :) 



Esme_Heartilly




2 comentarios: